Navegando por
Etiqueta: sexo

Las noches de chicas o como aprender sobre sexualidad.

Las noches de chicas o como aprender sobre sexualidad.

Las noches de chicas o como aprender sobre sexualidad.

Que las noches de chicas son una manera de aprender sobre sexualidad es algo que ya sabrás por tus propias experiencias.

¿Sobre qué temas nunca se debe de dejar de hablar con las amigas? 

La sexualidad no solo hay que experimentarla, sino que hay que hablar también acerca de ella para lograr un mejor conocimiento y alcanzar un buen nivel a la hora de llevar a la práctica el sexo.

Que mejor manera que aprender con las experiencias de nuestras amigas.

Está claro que cuando realizamos cosas indecentes no vemos la hora de contárselo a nuestras amigas, ya sea porque terminaste haciéndolo en la piscina comunitaria o porque te pillaron in fraganti en el cuarto de aseo de una discoteca.

¿Cuáles son esas temáticas más comunes que están siempre en las conversaciones entre amigas?

Conversaciones típicas entre amigas sobre las prácticas sexuales que más nos gustan y acerca de aquellas que no nos hacen sentir cómodas y poner en la mesa otras que estarían dispuestas a experimentar. 

La duración del encuentro es uno de los temas preferidos entre las mujeres.

Pero lo cierto es que no solo estamos cronometrando los minutos que pasamos en la cama, sino también medimos cuánto tardan en proponernos el sexo, cuánto tiempo dedicamos a los juegos previos, si lo hacemos una, dos o más veces…

Nos gusta hablar sobre las formas de estimulación, el cómo, el dónde, el con qué nos gusta. 

Los sitios en los que hemos practicado sexo y donde nos gustaría hacerlo.

Las vestimentas para seducir, si es mejor lencería fina o algo más agresivo como cuero.

Si nos gusta hacerlo con la luz encendida o apagada.

¿Preferimos que nos digan durante el acto sexual palabras bonitas o groserías y guarradas?.

A la hora del bum bum que compás nos gusta que lleven, un ritmo lento, rápido o uno definitivamente bestial… 

¿Nos gustan los preludios o ir al ajo directamente? 

¿Estarías dispuesta a practicar nuevas experiencias como el sadismo, fetichismo, tríos, swinger? 

El hombre, el tema de conversación preferido en las noches de amigas

Una de las cuestiones que siempre salen es si el tamaño importa. Tal vez no para conseguir un orgasmo, pero sí en la conversación con tus amigas.

El tamaño definitivamente será la primera pregunta que nos hacemos entre nosotras sobre nuestras parejas, y claro, en el caso de no ser el tamaño deseado si realmente logramos llegar a sentir placer.

La depilación masculina es otro tema predilecto que abordamos con nuestras amigas. Lo cierto es que algunas los preferimos depiladitos mientras otras con pelo de macho y no existe una única respuesta correcta.

Contamos también a nuestras amigas como son nuestros maridos o parejas, si dan direcciones en la cama, si dicen cosas dulces, si te confiesan su amor en los primeros cinco minutos, si se ponen nervioso y se acelera. El olor corporal y el sabor del semen también son temas considerados.

El vigor del hombre es un tema de suma importancia para nosotras, o el aguante de nuestro amante nos deja cautivadas o por lo contrario, si no consigue una erección, nos vemos consolándolo con la típica frase “no pasa nada, a cualquiera le pasa”.

Tal vez haya bebido demasiado o lo hayan podido los nervios, lo que puede tener por seguro es que no quedamos del todo decepcionadas pues tendremos la historia jugosa perfecta para el próximo encuentro con las chicas.

 

Otros temas que nos interesa sacar en las conversaciones con amigas

Otro de los temas que solemos tocar es hablar de los tabúes y miedos sobre la masturbación, la felación, el sexo anal, el uso de juguetes y productos sexuales.

¿Por qué aún hay hombres que se enfadan si sus mujeres proponen nuevas formas de disfrutar el sexo? 

Hablar con amigas de problemas sexuales como el bajo deseo sexual, problemas de erección en la pareja o de eyaculación precoz, anorgasmia (ausencia o insuficiencia de orgasmos), resequedad vaginal…en estas noches se dialoga sin tapujos y se asegura una amistad duradera.

Y opinar sobre cuestiones como: ¿Con qué regularidad me gustaría probar aparatos?.

¿Solo para ocasiones especiales?.

¿Qué tan dispuesto estoy para cumplirle la fantasía sexual a mi pareja? o ¿para recibir en la cama a una tercera persona?.

En definitiva, las noches de chicas son una manera de aprender sobre sexualidad es algo que ya sabrás por tus propias experiencias.

Sobre todo esto se tiene que dialogar. Las fantasías sexuales que tenemos, con que y con quién. Conversaciones entre amigas sobre nuevas tendencias en el mundo de la sexualidad, sobre incluir a un tercero en nuestra relación o hacer intercambio de parejas. 

Hasta las simples conversaciones de la vida como tener sexo seguro, la posibilidad de tener un hijo, si es el momento propicio o no, sobre el miedo a una enfermedad de transmisión sexual. 

Hoy en día existen juegos especialmente diseñados para esas noches de chicas, para hacerlas más amenas y ¿porque no? para tirar un poco de la lengua a las más tímidas.

He descubierto que soy Poliamorosa

He descubierto que soy Poliamorosa

 

He descubierto que soy Poliamorosa.

Pero ¿porqué creo que es poliamor?, ¿Es mi nueva forma de inclinación sexual?

Tras darle vueltas a la cabeza sobre los sentimientos que tengo tanto con algún amigo como con mi mejor amiga he llegado a la conclusión de que lo que tengo es Poliamor.

Si sabemos que desde tiempos antiguos el amor a varias personas a la vez es posible ¿porque no me puede pasar a mí?.

¿Desde cuando conocemos el poliamor?

A lo largo de la historia hemos visto y conocido de numerosas infidelidades en parejas tanto pasajeras como continuas en el tiempo pero siempre desde la mentira, la ocultación y el instinto sexual propiamente dicho.

A estos tipos de relaciones no sé les puede llamar poliamor puesto que en el triangulo amoroso aparecen personas qué son engañadas o que por lo menos desaprueban el gesto, ya sea en cuanto al engaño sexual como al engaño amoroso.

Una relación poliamorosa se basa en la sinceridad y requiere el consentimiento de todas las personas implicadas en este grupo amoroso.

Estas personas conscientemente de manera responsable y sin trabas morales establecen relaciones sentimentales o sexuales con otros a la misma vez.

Pues esto es lo que me pasa a mí, entre varias personas de mi entorno íntimo hemos establecido unas normas de sexo y amor que espero que duren mucho. Todas nos conocemos, nos queremos y nos respetamos.

Dentro del poliamor sé abre un abanico de posibilidades de relaciones por amor, por sexo, por experimentación, entre 3, 4 o más personas, en definitiva no existe límite para el poliamor.

Los amantes pueden mezclarse, pueden ser del mismo sexo o de diferentes, mayores o jóvenes, de diferentes categorías sociales, pueden estar conviviendo juntos o vivir en sitios diferentes, tener familia o ser solitarios.

Lo importante del poliamor es que funcione y que ese cumplan las reglas establecidas en el juego amoroso.

En mi caso, he descubierto que soy poliamorosa porque somos tres personas solitarias con diferentes edades pero con una complicidad espectacular.

¿Se puede estar enamorado de varias personas a la vez?

Algunas personas creen que el poliamor está basado sólo en el sexo y la realidad no siempre es esa. El poliamor es una manera de entender el amor profunda, es quererse a uno mismo y al prójimo, es sentirse amado y amar sin fronteras.

En personas con un alto intelecto el compartir el amor y la pasión por inquietudes les une a cierto tipo de personas qué son totalmente diferentes a las que conviven con ellos.

Es la atracción por la inteligencia y por los mismos gustos las que generan este tipo de poliamor.

Son relaciones donde no tiene porqué ocurrir sexo pero si planes en común de futuro (viajes, proyectos…) que lo hacen más fuerte que una simple amistad.  

El enamoramiento el paso inicial en toda forma normal de amor tal como la pensamos, y normalmente es una fase pasajera qué dura un tiempo.

En este periodo surge el egoismo de querer a esa persona sólo para tí y es muy difícil separar la consciencia del corazón, por lo qué el enamoramiento poliamoroso difícilmente podría ocurrir al mismo tiempo.

Podríamos decir que sí ocurre es porque el sentimiento de enamoramiento no es tan profundo.

Las personas que forman parte de una grupo poliamoroso no tienen por qué enamorarse del resto de las personas con quienes mantienen esa relación a la misma vez.

Puede ocurrir estar en ese periodo de enamoramiento temporal con una persona y luego volver a sentirlo a lo largo del tiempo.

Aunque sí hablamos de enamoramientos poliamorosos con una persona del mismo sexo y otra del sexo opuesto, el enamoramiento a la vez es más posible.

Este tipo de poliamor hace qué en nuestro cerebro la imagen egoista de “sólo para mí” siga intacta por el autoconvencimiento de que no existe una persona del mismo sexo que pueda ocupar su corazón.

No hay dudas de eso, y la inclinación sexual de la pareja no influye en su amor.

Aunque en realidad esa sensación debería ser la misma puesto que estamos hablando de amor.

¿Cuando nos decidimos por el poliamor? ¿Como llegamos a dar este paso?

¿Como he descubierto que soy Poliamorosa?.

Muchas personas sé deciden por el poliamor desde la relación en pareja, cuando sienten que les falta algo en la vida y deciden los dos a la vez, conscientemente y consensuadamente, dar ese paso para llenar esos vacíos.

Sí pensamos que es fruto del aburrimiento en pareja o que es un paso para evitar la separación o divorcio, o que es una manera de evitar pensar que se está tirando por la borda una vida entera.

Estaríamos engañándonos a nosotros mismos y no sería una relación de poliamor propiamente dicha.

El poliamor no es una técnica para intentar salvar los matrimonios o parejas, es la necesidad de amar sin impedimentos, a todos los niveles.

Puede que sigas queriendo a tú pareja inmensamente después de 20 años juntos pero necesites dar más amor o porqué no, otra clase de amor diferente, y sabes qué a el/ella es imposible o no nace.

Sí se logra entender en las relaciones de pareja esas necesidades, se aceptan y no se producen los efectos colaterales del poliamor: Los Celos.

Estaríamos en la forma más sana de las relaciones multiamorosas, y el Poliamor habría triunfado. 

Y luego están los casos como el mío, somos tres personas libres, sin pareja fija, que hemos optado por dejarnos llevar por nuestros sentimientos plenamente y nos hemos entregado al amor sin prejuicios.

Son las personas como nosotros las que más fácilmente se adentran en relaciones poliamorosas, las que están capacitad@s conscientemente para poder amar sin exclusividad y sin mentiras.

Yo pienso más que es como una manera de crecimiento personal y de apoyo emocional. 

En definitiva, he descubierto que soy Poliamorosa. El Poliamor parece que ha aparecido en mi vida para quedarse, cada vez estoy más convencida de que es posible que perdure en el tiempo. Eso espero de todo corazón. YA LO VEREMOS